El primer teatro de Federico García Lorca

EL PRIMER TEATRO DE FEDERICO GARCÍA LORCA

____________________________
1. Introducción.

La primera obra teatral de Lorca, El maleficio de la mariposa (1920) apareció el mismo año que Luces de Bohemia, de Valle-Inclán. La última de sus obras, La casa de Bernarda Alba, en 1936. El teatro español en la época de Lorca seguía estando dominado, por lo que al gusto popular se refiere, por autores tales como Benavente, los hermanos Quintero, E. Marquina y otros. Se trataba de un teatro de orientación comercial gobernado por actitudes burguesas y controlado por los actores, los productores y los empresarios, cuyos intereses eran conseguir rendimiento económico y fama. El crítico Leopoldo Rodríguez Alcalde ha resaltado en su obra Teatro Español Contemporáneo (1973) la falta de preparación estética y de curiosidad intelectual del mismo. Siguiendo a Valle- Inclán, Lorca iba a crear una obra dramática diferente a la de aquél pero, como la de aquél, escrita en gran medida en oposición al drama popular de los años veinte y treinta y con dos características principales: la de ser original y la de ser un teatro en constante deseo de experimentación. Se trataba de unas obras, doce en total, escrita en sólo 16 años, que trataba de aunar diversas tradiciones e influencias dramáticas y no dramáticas, españolas y no españolas. Nosotros no vamos a estudiar las obras más conocidas de Lorca, las llamadas tragedias rurales -Bodas de Sangre, Yerma, y La casa de Bernarda Alba-. Nos vamos a centrar en las obras de carácter experimental de Lorca, aquéllas que son menos conocidas pero que lograron situar al teatro español en la vanguardia teatral europea.

2. El maleficio de la mariposa.
La primera obra de Lorca, El maleficio de la mariposa, fue estrenada en el Teatro Eslava de Madrid el 20 de marzo de 1920. Su argumento es bien sencillo, naïve, diría yo, infantil, si se quiere, porque narra el amor de una joven cucaracha
macho, Curianito, por una preciosa mariposa herida, Mariposa, que se convierte en el objeto de sus sueños y por cuya causa abandona a Silvia, una joven cucaracha enamorada de él. Fascinado por el mundo de luz y de frágil belleza de la bella mariposa, Curianito representa el espíritu idealista del ser humano, que aspira a algo más que a las limitaciones que le impone la humilde y reducida esfera de su condición y de su entorno vital, para, al final, verse frustrado y abandonado por el ser amado, la mariposa, que, curadas sus heridas, emprende su vuelo y le abandona a su propia desesperación. El estreno, claro es, resultó un rotundo fracaso. Se representó sólo dos veces. Y, sin embargo, la obra es de gran importancia en relación con la posición de Lorca como dramaturgo y poeta, porque el carácter fundamentalmente simbolista que El maleficio de la mariposa tiene encierra las características distintivas que luego iban a aparecer en sus obras posteriores.

El entusiasmo de Lorca por los movimientos de las vanguardias artísticas parece estar relacionado con su estancia en la Residencia de Estudiantes de Madrid, a donde llegó en 1919. Esta famosa institución se caracterizaba, sobre todo, por su atmósfera intelectual y liberal. Allí residían jóvenes de tanto talento como J. R. Jiménez, los futuros campeones del Surrealismo S. Dalí y L. Buñuel, el dramaturgo y escritor Gregorio Martínez Sierra y los extranjeros G.K. Chesterton, H.G. Wells, F. Mauriac e Igor Stravinsky. Lorca coincidiría luego en la Residencia con el propio R. Alberti, el gran amigo del granadino, y con 5. Dalí. Pero fue el citado Martínez Sierra, director del Teatro Eslava desde 1917 a 1925, el que más iba a ¡nf luir sobre nuestro poeta. Sierra mostró desde el principio un gran interés por las modernas técnicas teatrales, produciendo en el Eslava obras de escritores españoles y extranjeros como C. Arniches, E. Marquina, B. Shaw y J. Barrie. En el campo de la escenografía su visión era fundamentalmente experimentalista y vanguardista, en línea con lo que hacían en el resto de Europa Maeterlinck, Craig y otros. Parece ser que Martínez Sierra oyó a Lorca recitar algunos poemas sobre la vida de los insectos, uno de los cuales narraba el amor de una joven cucaracha macho por una mariposa herida y le sugirió al poeta que escribiera una obra teatral sobre el tema, comprometiéndose a estrenarla en el Eslava. El maleficio de Lorca…………/

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: