La Navidad en la poesía española

LA NAVIDAD EN LA POSÍA ESPAÑOLA

_______________________________

Quisiera dar comienzo a este trabajo sobre la Navidad en la Literatura Española con un lugar común: hoy más que nunca los viejos huracanes del racionalismo y del materialismo imperantes se baten con fuerza inmisericorde contra el edificio de nuestras tradiciones y viejas creencias. Y en estas circunstancias, mientras se oyen clamores preñados de pasotismo religioso, de indiferencia ante los valores más arraigados y entrañables de nuestra tradición cristiana occidental, la figura del Niño Dios, paradigma de la inmolación y el sacrificio por los demás, se crece y agiganta, aún más si cabe, en estas fechas, al constatar que la figura de Cristo, nuestro hermano, título del famoso libro de Karl Adam, sigue estando vigente entre nosotros.

Vivimos una etapa histórica tan prosaica, tan poco pródiga en valores y gestos nobles y elevados que reconforten nuestra existencia, que cualquier desvío, por leve que sea, de la corriente general que nos envuelve, de ese camino gris y pedregoso se nos antoja un signo de esperanza. El sediento cree ver manantiales que sólo existen en su imaginación calenturienta y las señales prometedoras que en ocasiones creemos percibir a nuestro alrededor pueden del mismo modo resultar engañosas. Por ello no debemos dejarnos llevar por los excesivos triunfalismos ni por la frustrante desilusión.

Es cierto lo que decía acerca del materialismo y el pasotismo que nos atosigan, pero también lo es que este año miles de personas han abarrotado las iglesias de toda España para asistir a la tradicional Misa del Gallo, lo que atestigua el auge de la religiosidad de un pueblos, pese a los intentos de un falso progresismo por alejar al hombre de ella. Inútil pretensión, pues sin la vivencia de la espiritualidad el ser humano queda sumido en un materialismo que nunca podrá satisfacer sus más puros anhelos. Más aún, en estas fechas y año tras año familias, colegios y asociaciones de belenistas se disponen en estas mismas fechas a preparar tan transcendental efemérides y hacen sus preparativos para montar su particulares nacimientos o “belenes” o los más modernos “dioramas”, y eso año tras año desde que el pobrecito de Asís hace ya más de siete siglos construyera el primero en una pequeña iglesia de la Umbría italiana. Nacimiento, belén o la versión más moderna del “árbol de Navidad” es el humilde altar doméstico de la piedad popular en donde se acumulan episodios y figuritas cuajados de simbolismo religioso y de elevada significación humana y pedagógica. Entrañable y formativo es celebrar con el pueblo y en especial con los pequeños de la casa ese “Misterio de Amor” y rememorar cada año esa lírica popular que el Advenimiento de Cristo no ha dejado de crear desde el comienzo de nuestra lírica y, en especial, desde el Siglo de Oro: el villancico, popular o culto, sigue estando vigente, se renueva y enriquece cada año con savia nueva, al tiempo que hermana a jóvenes y viejos en torno al “Misterio” poniendo como contrapunto a la algazara general el “Sic transit” conformista de los versos manriqueños:

La Nochebuena se viene,
La Nochebuena se va

Ante la Nochebuena la voz de los poetas, los de ayer y los de hoy, quiere hacer oír. . Pero antes que ellos la tradición poético-religiosa de vena popular y esencialmente pastoril es la que se dejó sentir, me refiero a lo que podríamos denominar, en primer lugar, las representaciones litúrgicas en los templos, y en segundo lugar, lo popular o lo villano, que es la célula matriz del villancico.

Como muestra del teatro medieval nos ha llegado la Representación de los Reyes Magos, espectáculo dramático representado en la Catedral de Toledo en el XI n motivo de la Epifanía, reliquia que Menéndez Pidal rebautizó con el título  de Auto de los Reyes Magos, al reeditarlo en 1900. No vamos a entrar en su estudio, baste decir que al valor que como muestra única de ese género tiene hay que añadir un encanto dramático y poético muy actual. Su frescura y actualidad es tal que hace unos años Eugenio Florit, amigo y discípulo de J.R. Jiménez y Profesor muchos años del  Barnard College -Columbia University- escribió tres Autos religiosos -La Estrella; La Anunciación y el más conocido, Auto de los Reyes Magos, obra que constituye una recreación del Auto medieval, con una similitud en cuanto a personajes y caracterizaciónse refiere, con ideas, rimas, recursos, etc. tan similares al modelo que es difícil  negar la evidencia y calificarlo de simple imitación, y ello tratándose de un magnífico poeta como Florit, sobre el que apareció hace un par de semanas en la Revista Blanco y Negro una elogiosa crítica de Manuel Alvar sobre su obra poética.

En un campo esencialmente poético podemos afirmar que ya a mediados del siglo XV existen muestras de poesía puramente religiosa. De interesante puede calificarse la del franciscano Fray Iñigo de Mendoza, poeta favorito de los RR.CC. Fue uno de aquellos frailes algo licenciosos que, a pesar de sus votos religiosos, apenas pisaba el convento, llevando una vida poco acorde con su condición hasta las reformas emprendidas al respecto por el Cardenal Cisneros. Es autor de una Vita Christi  y de él dijo un trovador, Vázquez de Palencia, lo siguiente:

Este religioso santo,
metido en varios plazeres
es un lobo en pardo manto:
¿cómo entiende y sabe tanto
del tracto con las mujeres?


Vita Chnsti
está compuesta fundamentalmente por coplas en quintillas dobles, el precedente de la décima o espinela de mi paisano Vicente Espinel. De la popularidad de la “décima” durante los siglos XVI y XVII dejó constancia Lope al alabarla en su Laurel de Apolo, con estas palabras:

¡Qué breve laberinto!
¡Qué dulce y elegante!

……………../

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: