Habitación sin vistas

«Habitación sin vistas» es un poemario largo y de carácter esencialmente intimista en verso blanco o verso libre, vehículo más apropiado que el verso rimado y la estrofa para lo que el poeta quiere expresar. La incomunicación y el aislamiento es la atmósfera que predomina aquí y el propio título quiere expresarlo con claridad meridiana. El poeta es una isla y lo que siente le separa y aleja de todo lo que le rodea y le impide el autoconocimiento. Poemas totales: 24.  Aquí se incluyen los tres primeros: «Esta isla», «Alguien llega» y «Porción desheredada»

1

ESTA ISLA

_______________

Esta dolida piel morena
y apelada librada ya, por fin,
de trajes y corbatas y alfileres,
esta dureza que me queda
en un bosque de ojos, estas ojeras
cuando me quedo a solas,
a solas con mis huesos,
con mi  verdad tan pobre y abreviada,
tan hecha a la medida de todos los fracasos,
este camino, este recodo de babas cotidianas,
este iracundo perro con su grito
que sube y baja por la sangre,
que no es por cierto azul
y ni siquiera roja,
este leproso tigre voceante
luciendo tristemente sus colmillos
y su grotesca borrachera
de cuerpos anhelados hechos sombra,
nunca humo,
nunca olvido …
ESTA ISLA QUE SOY, esta herida
provista de mil lenguas y mil surcos,
esta tormenta en un pequeño vaso,
este fantasma de mí mismo,
esta vela tendida a vientos imposibles,
esto que soy, molino de lamentos.
***

2

ALGUIEN LLEGA

_________________

Alguien llega y yo cierro la puerta
y desecho posibles perspectivas
de cordiales abrazos y diálogos.
Y me meto en mis celdas interiores,
en el hoyo de los días más grises,
en mi barco de niebla, en mi trastienda,
en mi paz de los muertos a tiro y boca arriba,
en mi ojo de puente bajo un Sena de ausencias
como un viejo clochard.
La palabra me suena a grito
a limpia puñalada,
tengo alergia a las manos, las calles, las salidas
de los cines, los clubs y los cafés,
a la risa especialmente del joven
buscador de movidas,
buceador de sombras y tinieblas,
a su fatua, vacía verborrea,
a su monserga, montada, como todo, a costa de papá.
Temo a la luz porque me veo a oscuras,
hablo sin voz porque me palpo mudo.
Cuanto digo lo digo para adentro,
lo escribo sobre el aire, lo canto sobre arena.
Tengo, en fin, en la piel un hierro de abandono,
un signo hecho con trazos de lástima infinita.
***
3

PORCIÓN DESHEREDADA

_________________________

Me siento triste oruga de invierno y de silencio,
greda de nieve sin lecho y sin ladera,
intento de luciérnaga,
mónada rumiando su pan de soledad.
Siento un terror incofensado:
el labio me recuerda a la mortaja
y la palabra encierra para mí
la clave del aullido.
Padezco de mudez aunque lo disimule,
tengo el color del árbol taciturno,
de lluvia repentina en una tarde triste,
anónima, cualquiera.
Pero estoy aquí, dando a mi noria dos vueltas
y cien vueltas, mil vueltas y más vueltas.
De esta guisa malgasto
mis párvulas cosechas y mis años,
Leviatán de mi propia porción desheredada.
***

Anuncio publicitario

2 respuestas hasta “Habitación sin vistas”

  1. Concha Ortega 30/10/2017 a 8:21 pm #

    He entrado aquí, a ver esta habitación sin vistas y encuentro una poesía, con esta soledad que te envuelve y que me llega como un gemido, como un mudo grito. me encanta Antonio.

    • Antonio Bocanegra 04/08/2018 a 12:20 pm #

      Querida amiga, no sé cuándo escribirías este comentario a mi «Habitación con vistas»… Tengo muy abandonado el blog, perdóname por mi tardanza en contestarte. Muy amables y cariñosas tus palabras. Sí, en efecto, es la línea intimista que solo personas formadas y sensibles como tú puede captarla. Un abrazo.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: