Ronda y los poemas de súbita invasión

¿Qué puede decir un autor acerca de su opera prima? Puede enorgullecerse o, quizás, ruborizarse. Pues bien, esos son precisamente los sentimientos que me asaltan a mí al hablar de mi «Ronda y….»  Del libro resaltaría dos características que considero positivas: la variedad de temas -es un libro dispar y complejo en sus contenidos- y la espontaneidad con que fue escrito. Para el purista o simplemente el crítico, este poemario adolece de muchos defectos de los que soy consciente y no necesito que me los señalen, pero, ¡qué caramba! como obra de un novato en el manejo de un material tan delicado como es el verso, posee numerosas cualidades que podríamos llamar puramente «poéticas», un lenguaje fresco y lleno de vigor. No me avergüenzo de él, como un padre no puede avergonzarse de un hijo porque le haya salido con algún defecto físico o de otro orden. Quizá se ame más, incluso, que si fuera perfecto. El Prólogo -a cargo del escritor y amigo Enrique Montiel- es una magnífica pieza de crítica y saberes literarios.

Diré algo del contenido de este poemario: Dejando a un lado el poema inicial, como homenaje a la ciudad que me vio nacer (Parte I)  y de la que tengo el recuerdo imborrable de una ciudad ideal, inolvidable y levítica de la que uno, como la infancia, nunca se desprende -no en vano Rilke con sus Elegías de Duino hizo a esa ciudad más inmortal de que lo que siempre fue- mi poemario se compone de las siguientes partes: 1 Paisaje todo; 2 Molino de silencio; 3 Signos; 4 Perdida inocencia; 5 Dedicatoria. Esta última parte, que es para su autor evocadora, aparece aquí seleccionada. No  incluyo el elogiado por la crítica Oda al Castillo de Burgalimar, por su extensión. Y de la parte 4 he querido incluir el poema «Niña lágrima», tierno donde los haya, sobre una pequeña de 6 ó 7 añitos que caminaba con hierros en las piernecitas y muletas por una playa de Algeciras. Ninguna persona sensible podría sustraerse a tanto dolor y encantamiento. Resalto la métrica del poema, con versos de 2, 3 y 4 sílabas, que quieren plasmar el movimiento lento y breve de los pasitos de la pequeña.

RONDA 

___________________

                                                                  A Luís Berenguer (in memoriam).

  • Todo el crepúsculo, toda la piedra
  • te araña por tus márgenes. Todo el latido
  • de la piedra vertical y amenazada.
    Desde tu origen
    de abismo y anidada geografía
  • un esplendor de vidrios y de espumas
  • y un rumor que llega aquí a lo alto
  • trayendo los secretos
    del negro vuelo y de la sima.
    Y una vez más el Tajo,
    catedral inmensa de vacíos,
    hundida y dura espada
    que acuna el vértigo
    de la Ciudad al Mercadillo
    por las terrazas,
    por los balcones y alamedas.
  • Altura temblorosa, indomable
  • hueco, niebla enterrada
  • del Puente Nuevo
    en las mañanas frías de la Serranía,
  • más allá del matorral errante,
  • oscurecido,
    más allá de ese río profundo,
  • sin cauce apenas
    ni ejercicio de saltos o espejismos.
  • Guadalevín humilde,
    río desposeído.
    Tierno río,
    imagen desgarbada
    del niño aquel que fui
    asomado tantas veces a tus barandas.
    ***
  • TIERRA YERMA

  • ___________________
  • Lejos, el valle,
    las sierras pizarrosas,
    los secos altozanos,
    las dehesas de toros vagabundos,
  • escuálidos venados
    y la huérfana perdiz.
    El cazador furtivo
    dormita entre las lomas
    en obligado ocio.
    Sueña en manadas de fieros jabalíes,
  • en fantasmas de grises nubarrones
  • rompiéndose en cascadas
    de aguaceros infernales.
    Arriba,
    el sol es un torrente
    que ciñe con tórrida ceguera
  • las flacas sementeras,
    el trigo humilde
    y las huertas sin frutos ni flor.
    Este año no habrá peras.
  • – Ni lirios, ni albahaca.
  • Pero habrá violetas.
    Violetas…
    El campo es como un vientre
  • cubierto de buitres.
    Un suspirar de hogueras
  • es el espartal.
    El paisaje todo
    es pura nostalgia de manantiales,
  • de rebaños de lánguido paso
  • y lamentos de acordes monótonos
  • buscando los claros remansos
  • de aguas azules y quietas.
    Tardes lascivas
    de tardíos soles.
    SIERRA MORENA.
    País del polvo y del yeso,
  • esquelético y marchito.
  • Presiento
    que un dios innombrable
  • surgirá del mito
    hermoso y abstracto.
    Y tú, Tierra,
    en el aire tibio
    sentirás como Leda
    el temblor de las alas del cisne
  • y el latido fecundo que te hará abundante y pletórica.
    Volverás a ser fértil.
    Dejarás de ser yerma.
    ***
  • NIÑA LÁGRIMA

                                                                       ________________

  • Caminabas
  • torpemente
  •  por la playa
  • en un puro
    milagro
    de equilibrios.
    Era
    tu silueta
    en la distancia
  • un vértigo
    de hierro
    retorcido
    y gesto
    de robot.
    Dejabas
    en la arena
    alucinada
    una estela
    de pasos
    vacilantes  
  • y huella
  • enloquecida
  • que el agua
  • prontamente
  • deshacía
  • con lenguas
  • de cristal.
  • Dame
  • tus muletas,
  • niña triste,
  • para andar
  • con tus ansias
  • por el mundo.
  • Préstame
  • tus piernas
  • de cal
  • y de quebranto
  • que quiero,
  • niña lágrima,
  • dar a mis días
  • un relevo
  •                                                                           de ilusión.

         ***

      TÚ SABES

  • ______________
    Tú sabes que no es fácil
  • escribir versos. Sabes que no es sencillo
  • apuntalar con sueños
  • insomnio y madrugada,
  • mujer de beso
    y tierna huella
    que dejas en mi mesa
  • la fragancia melancólica
  • de un cuenco terso
  • repleto de jazmines
  • al lado del reloj.
    Te diré algo.
    Te diré
    que me parecen
    pequeñas estrellas, estrellas inéditas,
    aprendices de estrellas recién arrancadas
    a la noche estival.
  • La noche es para el sueño.
  • Mis noches son
    para la poesía.
  • Seguirá
    habiendo versos
  • si sigues
    poniendo en mi mesa
  • estrellas
    apenas nacidas.
  • Si sigues
  • llevando a mis noches
  • amor
    y nostalgia
  • de leve,
    huidizo,
    desnudo
    jazmín.
  • ***+
Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: